ValoraciÓn
> Antecedentes personales de interés

Es importante saber la reserva funcional del paciente, es decir la capacidad de soportar sobrecargas importantes. La cirugía somete al paciente a un esfuerzo, que pone a prueba a determinados órganos importantes en nuestro funcionamiento. El corazón, los pulmones, el riñón van a estar en un nivel de trabajo por encima de lo normal durante la recuperación de la cirugía. Por eso es importante proteger a determinados pacientes que llegan al quirófano con limitaciones importantes en estos órganos. Se debe tener controlada la tensión arterial (hoy en día no se retira ningún antihipertensivo ni siquiera el día de la cirugía), asegurado el aporte sanguíneo al miocardio (el uso de vasodilatadores coronarios en pacientes isquémicos pretende asegurar el aporte de oxígeno), comprobada la reserva pulmonar, renal, etc. Los pacientes diabéticos necesitan de ciertos preparativos y controles previos y durante la cirugía. Dependiendo del tipo de intervención, habrá que retirar los antidiabéticos orales o disminuir las dosis de insulina.
El embarazo modifica en muchas ocasiones la situación previa de la paciente y pueden surgir determinadas enfermedades que son precisas controlar.